martes, 2 de octubre de 2007

la semana...

Los lunes no son imaginarios. Quizás los domingos, por eso nunca duran mucho.
Los martes son como la h o como mi tío jorge, mudos.
No, los lunes son como la abuela Pocha, arrugados, descocidos, egocéntricos y charlatanes hasta el asco.
Los miércoles no son tan optimistas como los jueves, pero al menos son algo osados y se visten como quieren.
Los lunes son como una mala palabra, contundentes y humillantes.
Los jueves son como una veterana soltera, divertida, atrevida sin culpa ni exigencias.
Los viernes son raros, ambiguos, son como esos temas musicales que no sabes como bailar pero que te llenan de ganas.
Los martes son como galletitas de agua sin dulce.
Los Sábados son un despelote.
Los miércoles tienen algo, en serio, tienen dvd, lluvia y frazadas.
Los domingos son definitivamente un amigo imaginario. Te hablan pero sólo de lo que vos querés.
Los jueves son días desnudos, los sábados desnudos y exhibicionistas.
Los lunes usan sotana.
Los viernes son borrachos indecisos, pueden pegarle la euforia o la tristeza.
Los sábados se abren con sacacorchos.
Los lunes amanecen aplastados hasta el martes.
Los miércoles son días ventana y pochoclo.
Los domingos son verdes y, a veces, grises.
Los jueves son días esféricos, curvados.
Los martes son líneas y líneas.
Pero los lunes, definitivamente, los lunes son días pantano.

1 comentario:

Juan dijo...

Alejandro: me gustó mucho, es más, se puede continuar.
Un abrazo

Juan